Dentro de los servicios que presta Parcesa, uno de los más importantes es el traslado. Pero, ¿qué es y hasta qué punto es fundamental?:

El traslado es todo desplazamiento del cadáver desde el lugar del fallecimiento (domicilio, residencia, hospital, vía pública, etc.) hasta el destino intermedio (velatorio en domicilio, residencia o tanatorio, depósito judicial, etc.) y de ahí al destino final (tren, puerto, o aeropuerto con destino internacional, cementerio, crematorio o fines científicos).

Se puede realizar en dos tipos de vehículo:

  • Furgón habilitado para el traslado de varios cuerpos dotados de compartimentos con camillas que se utiliza en los traslados iniciales.
  • Vehículo fúnebre acondicionado para transportar el cuerpo ya enferetrado al destino final.

En Parcesa se cuida especialmente el detalle en el proceso de conducción o traslado. Nuestro personal, al volante de una moderna y elegante flota de vehículos, aportan el indiscutible toque de sobriedad y distinción que precisa este último viaje.

Tipos de traslado

Dependiendo del tipo de traslado, nuestro departamento de Tramitación gestionará la documentación legal pertinente en cada caso para el desplazamiento del fallecido, que deberá ir siempre acompañado de la correspondiente autorización hasta el lugar de destino.

Antiguamente en España existían unos cánones que se debían pagar al paso del cortejo fúnebre por las poblaciones de las distintas provincias. Esto hacía que el desplazamiento para enterrar a un fallecido en su lugar de origen o de su elección fuera muy costoso y los familiares optaban por realizar el sepelio en el lugar de residencia o fallecimiento. A día de hoy solo hay que hacer una única tramitación para realizar el traslado y son pocos los municipios que contemplan el abono de una tasa por este concepto.