El catering es un servicio creado para la comodidad de los familiares durante la estancia en sala.

Lo que hasta hace poco era una tradición extinta, se ha retomado mediante la contratación de un ágape que el entorno cercano del difunto ofrece a todas las personas que acuden a acompañar y a presentar sus respetos a la familia en el tanatorio.

Esta era una tradición de los velatorios en casa. Cuando alguien fallecía, la familia del difunto, preparaba todo tipo de alimentos para agasajar a las visitas y sobrellevar las horas que pasaban velando al fallecido. En otras ocasiones, eran los visitantes los que portaban alimentos a la familia del difunto para abastecer su despensa y que no tuvieran que ocuparse de cocinar durante este periodo de aflicción.

Parcesa, en su afán por retomar tan generosa costumbre y prestar un servicio más a las familias, se encarga de preparar y acomodar estos catering en las salas de sus tanatorios para que en cualquier momento, y sin necesidad de dejar a su ser querido, tenga la posibilidad de tomar un tentempié, una bebida caliente o simplemente un vaso de agua o bien poder ofrecérselo a los visitantes.

Parcesa cuenta con diferentes tipos de catering, adaptados a las necesidades y gustos del público que se sirven en la sala (u otro lugar de velación) y a la hora designada por la familia.

Existe una amplia oferta en cuanto al contenido, pudiendo elegir entre distintas especialidades de dulce (bollería y repostería) y salado (bocatines, canapés, etc.), bebidas de todo tipo (café, leche, infusiones, zumos y agua, etc.) y se preparan siempre en cantidad acorde al número de personas que vayan a consumirlo.