La tradición y cultura española, muy arraigada en el catolicismo, ha determinado una pauta muy precisa en lo relativo al destino final: el enterramiento en el camposanto, ese lugar donde reposarán nuestros restos mortales hasta el día de la resurrección. Con el paso del tiempo y la influencia de costumbres de otras razas y religiones, el concepto del cementerio tradicional ha ido evolucionando hasta contar, a día de hoy, con lugares tan hermosos y naturales como el Parque Cementerio de la Paz, un concepto abierto y diáfano muy alejado del diseño clásico y monumental de otros tiempos donde se pueden realizar inhumaciones en diferentes unidades adaptadas a los gustos y necesidades de nuestros clientes.

En nuestro cementerio jardín disponemos de las siguientes unidades de enterramiento y concesiones:

Todas las temporalidades (desde 10 hasta 100 años) contemplan su renovación de forma ilimitada.
El enterramiento o inhumación es la acción de dar tierra a un cadáver, en consecuencia, cualquier otro destino (cripta, capilla o nicho) se contempla como tal, pero no en el sentido estricto de la palabra.

En la antigüedad los enterramientos se hacían a poca profundidad, pero por cuestiones de salubridad y para evitar la propagación de enfermedades, se empezaron a realizar a dos metros o más de profundidad.

Otra de las causas que contribuyó a este cambio fue la aparición de los anatomistas en el siglo XIX. Estos precisaban de cadáveres para estudio e investigación, lo que fomentó la aparición de un siniestro mercado negro en torno a los cementerios. Fue entonces que los familiares de los fallecidos comenzaron a demandar el enterramiento a seis pies de profundidad, con la intención de impedir que los saqueadores de tumbas, tuvieran fácil acceso a los cuerpos. A partir de este momento proliferó el uso de las sepulturas tal y como hoy las conocemos y con el tiempo también aparecieron otro tipo de construcciones para dar cabida a más de un cuerpo (panteones y capillas).

En los distintos ritos funerarios, el enterramiento se realiza en base a las tradiciones y leyes establecidas por la sociedad y con las características típicas de cada credo o religión. En España, se procede transcurridas las 24 horas con posterioridad a la defunción y en cementerios, ya sean católicos en dependencia de una iglesia (parroquiales) o bien civiles o católicos gestionados por el ayuntamiento (municipales) o por instituciones privadas.
Parcesa está especializada en todo tipo de sepelios: católicos, hebreos, musulmanes, ortodoxos, hinduistas, budistas y laicos, respetando siempre los usos y costumbres de su elección y ocupándose de la gestión todos los requisitos legales que haya que cumplir en cada caso.

91 806 22 66         cementerio@parcesa.es

enterramiento - Enterramiento
restos - Enterramiento
serv lapidas - Enterramiento