BlogCenizas funerarias: qué se puede hacer y cuál es la normativa

Según las estadísticas oficiales, en el año 2020, el 45 % de las personas que fallecieron fueron incineradas. De hecho, si echamos la vista atrás, nos damos cuenta de que el porcentaje de cremaciones se ha multiplicado por tres desde 2005. Una práctica que cada vez es más común en las ciudades, aunque no acaba de asentarse en las áreas rurales.

En cualquier caso, siempre que decidimos incinerar a un familiar, es necesario conocer la normativa de las cenizas de un difunto. Solo así es posible evitar sanciones y multas. Por ello, aquí queremos explicar todo lo que puede hacer con ellas.

¿Qué hacer con las cenizas de un familiar?

Hay varias opciones a la hora de encontrar el lugar adecuado para las cenizas funerarias. La primera opción es llevarlas a un cementerio.

Una buena alternativa para las cenizas de una persona fallecida la ofrecen los columbarios. Son espacios especialmente diseñados para depositar las urnas de la persona fallecida. Lo normal es encontrarlos en los cementerios, aunque también son cada vez más habituales en espacios naturales, jardines, enclaves cercanos al mar, etc.

Para muchas personas, resulta muy reconfortante visitar el columbario, nicho o tumba de su familiar en fechas señaladas o siempre que lo desee. En otras ocasiones, las familias optan

por esparcir las cenizas del difunto en la montaña, el mar o cualquier otro lugar. Sin embargo, esto implica conocer algunas normas legales para no ser objetos de sanción. 

Qué se puede hacer con las cenizas de un difunto: normativa

Cada comunidad autónoma cuenta con una normativa propia en lo que respecta al tratamiento de las cenizas funerarias. Esto se debe, fundamentalmente, a que es una competencia que el Estado ha delegado en ellas. A esto hay que sumar, además, las ordenanzas municipales en materia de cementerios y medioambiente, que también pueden aplicar normas específicas sobre el tema.

Solo hay dos puntos claros en este sentido. El primero de ellos es que la única prohibición explícita es depositar la urna en la vía pública. El segundo es que debe ser una persona asignada por el fallecido o por la familia la que se haga cargo de ella.

¿Las cenizas de difuntos contaminan?

Existe bastante controversia al respecto, al contrario de lo que dicta la creencia popular. Por un lado, la legislación española las considera sustancias tóxicas y las trata como tal. Sin embargo, hay estudios que no avalan esta teoría.

Las cenizas de las personas fallecidas están compuestas de calcio, potasio, celulosa, carbonatos y fosfatos, principalmente. Durante la cremación, el impacto medioambiental se reduce gracias a los filtros instalados. También existe una exigente normativa europea al respecto de la fabricación y utilización de estos aparatos.

Parcesa cumple rigurosamente esta normativa y se somete periódicamente a controles externos que certifican que el impacto medioambiental de sus hornos crematorios es muy inferior al exigido por la normativa europea.

Entonces ¿es legal tirar cenizas al mar?

La cuestión clave a la hora de determinar si se pueden tirar las cenizas al mar es saber si este elemento constituye parte de la vía pública o no. Sin duda, existe un vacío legal en muchas zonas de nuestro país.

Sin embargo, no en todas pasa esto. En algunas comunidades autónomas, sin entrar en el hecho de si el mar es vía pública o no, tirar las cenizas en él está considerado como un delito contra el medioambiente. En concreto, se hace referencia al vertido de residuos no autorizados al mar. Suele conllevar una multa de 750 €.

Es importante informarse sobre la normativa del municipio y comunidad autónoma relacionada con las cenizas de personas fallecidas para evitar ser víctimas de una sanción en un momento tan delicado. En caso de que sí sea posible, es preciso utilizar urnas biodegradables. Estos recipientes han sido elaborados a partir de materiales que se degradan rápidamente sin ocasionar perjuicio al medioambiente y que, finalmente, hacen que las cenizas se liberen. 

¿Se pueden dividir las cenizas de un difunto?

La respuesta es que sí, se puede hacer. De hecho, son muchas las familias que optan por esta opción cuando algunos de sus miembros residen en distintos lugares y todos quieren conservar un recuerdo del difunto. Otras personas deciden llevar una parte de las cenizas en joyas diseñadas para este fin.

En definitiva, hay muchas opciones. La clave está en cumplir con la voluntad del fallecido sin tener problemas con las autoridades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario